En el proceso de elección de una persiana intervienen muchos factores. No es un proceso sencillo, y en muchos casos se trata de un proceso iterativo en el que es necesario volver pasos atrás hasta dar con la mejor solución. Es por ello que es recomendable contar con especialistas para asegurar un resultado adecuado.

En este artículo te proponemos un proceso simplificado en 10 pasos para ayudarte a poder configurar tú mismo/a tu solución de persiana. Evidentemente todo el proceso de elección debe estar guiado por una búsqueda de la calidad, que se ve afectada por muchos factores.

Paso 1: Elegir el sistema de instalación

Existen 4 posibilidades.

Sistema compacto: se basa en un cajón que se monta unido a la ventana, formando un conjunto que generalmente se une en taller. Produce un enrollamiento de la persiana “interior” (esto significa que cuando el paño de persiana se enrolla, el sentido de enrolle «apuntaría» hacia el interior de la vivienda).

Sistema mini o exterior: En este sistema el cajón se monta de manera independiente a la ventana por el exterior, habitualmente bajo el dintel.

En la siguiente imagen podemos ver claramente este sistema, que es también habitual en otro tipo de productos como el Screen Zip.

Sistema cajón prefabricado de obra: En este sistema el cajón es un elemento prefabricado que se instala integrado en el muro. El resto de elementos de la persiana se instalan en una fase posterior. En este sistema es más habitual el registro desde el interior, aunque también se puede realizar desde el exterior.

Para facilitar la comprensión del sistema «cajón prefabricado de obra» podemos ver las imágenes a continuación que muestran el cajón TÚNEL de PERSAX (cajón para este sistema de instalación) y su integración en el muro.

Podemos ver una comparativa de un esquema de instalación de estos tres tipos de sistema más próximo a lo que sería un detalle constructivo en esta imagen:

Hueco de obra: El cuarto sistema sería aquél en el que el cajón lo conforman los propios elementos que crean el cerramiento. El sistema de persiana lo constituyen los sistemas de anclaje a muro y los conjuntos de eje, poleas, paño, guías y accionamientos que el instalador precisa.

Los principales factores que influyen en la elección de un sistema u otro son:

  • Economía: en general el cajón túnel es más caro.
  • Si es obra nueva o reforma: el sistema mini es habitual para reforma sin cambio de ventana.
  • Severidad del clima en invierno: si queremos disminuir al máximo el paso de frío / calor del exterior al interior se tenderá a elegir sistema cajón prefabricado de obra.
  • Tamaño de la obra: si hay muchas unidades a instalar se tenderá a elegir el sistema compacto, ya que tiene una instalación más eficiente.
  • Facilidad de registro y mantenimiento: el sistema compacto es el más fácil de registrar.
  • Deseo de ocultar el cajón: el sistema prefabricado de obra o el hueco de obra permitirán ocultar el cajón.

En este punto no hay que obviar el decir que algunos tipos de persiana, como la persiana enrollable orientable ALIKA, o la persiana autoblocante con varillas microperforadas BIOCLIM, constituyen un sistema completo que vincula cajón, lama y guías, por lo que la elección en estos casos será del sistema completo, que tendrá que ser previsto generalmente en proyecto.

Paso 2. Elegir la lama

En primer lugar elegiremos el material, generalmente entre aluminio de extrusión, aluminio perfilado relleno de poliuretano o PVC. Siempre la lama deberá llevar Marcado CE (ya que es obligatorio en la Unión Europea para este producto).

Como orientación general, tendremos en cuenta lo siguiente:

  • Lamas de aluminio extrusionado: son más resistentes, tanto al viento como a la intrusión. Por esta razón las lamas autoblocantes suelen ser de este tipo. Tienen mayor durabilidad. En general son más caras que el resto.
  • Lamas de aluminio perfilado rellenas de poliuretano: aúnan durabilidad, prestaciones y economía. Tienen menor transmitancia térmica.
  • Lamas de PVC: tienen menor resistencia por lo que los anchos máximos son menores. Son más económicas.

Una vez elegido el material, elegiremos el modelo de lama fijándonos en la anchura máxima recomendada por el fabricante. Esta anchura es meramente orientativa pero es conveniente no superarla ya que marca la experiencia habitual del fabricante para el funcionamiento adecuado del sistema de persiana. Es necesario realizar una comprobación posterior de la resistencia al viento de la lama en función del lugar donde irá instalada.

Como criterios generales:

  • si el ancho del hueco es mayor de aproximadamente 2,5m, probablemente sea necesario emplear lamas de aluminio de extrusión (o habrá que partir la persiana en dos partes).
  • si la altura altura del hueco es mayor de aproximadamente 2,1m en lamas de aluminio de extrusión o mayor de aproximadamente 2,6m en lamas de aluminio perfilado, generalmente habrá que emplear cajones de tamaños no convencionales.

Paso 3. Elegir tipo de testero

El testero (el elemento que cierra lateralmente el cajón y al que se transmiten las cargas desde el eje) es probablemente el elemento principal de un cajón de persiana. Desde él emana todo un conjunto de piezas y posibles configuraciones, como podemos ver a continuación en un ejemplo simplificado del sistema Premium de PERSAX. Por ello su elección es muy importante, especialmente en el sistema compacto, donde hay más variabilidad.

En general, los testeros son de materiales plásticos o metálicos con diferentes geometrías. En el caso de PERSAX, para los tamaños de cajón habituales en uso residencial, los testeros son de ABS (modelo de testero llamado Universal) o de aluminio, existiendo variantes especiales para fácil extracción orientados a facilitar el mantenimiento de la persiana, como los testeros Premium.

Los principales factores que influyen en la elección de un testero u otro son:

  • Economía: en general el testero de ABS en modelo Universal implica una inversión inicial menor.
  • Disponibilidad: dada la multiplicidad de elementos que se conectan al testero (placas de anclaje, tetones, embudos, ejes, motores, discos, etc), la combinatoria es muy elevada y puede implicar tener que cambiar de solución de testero inicialmente prevista. No siempre están disponibles todas las configuraciones ni tamaños de testero, por lo que hay que optar por otras opciones. Para este aspecto es preciso contar con la asistencia del fabricante.
  • Capacidad de enrollamiento. Cada testero es capaz de albergar una capacidad de enrollamiento (un número mayor o menor de lamas de un determinado tipo). En ocasiones hay que optar por un modelo u otro por esta razón en función de las dimensiones del hueco.
  • Peso del sistema: si el paño de persiana es muy pesado, es posible que sea casi obligatorio optar por testeros metálicos (de aluminio, o incluso de hierro).
  • Necesidad de facilitar el mantenimiento o el cambio a motor posterior: en estos casos se optará por el sistema Premium de PERSAX

Paso 4. Elegir modelo de cajón y tamaño

En el sector de la persiana, se entiende el cajón no solo como el conjunto de elementos que acaban configurando un volumen cerrado donde se aloja el paño de persiana enrollado, sino también como los perfiles que «cierran» ese volumen uniéndose a los testeros. En ese último caso, entenderíamos «cajón» como el conjunto de cuatro perfiles (aunque en ocasiones son más) que cierran frontal, trasera, superior e inferiormente ese volumen.

La elección del cajón y su tamaño van íntimamente ligados evidentemente a la elección del testero. En general existen varios modelos de cajón y tamaños del mismo para cada sistema de persiana y para cada tipo de testero. En las siguientes imágenes se pueden ver varios modelos de cajón, y variantes de tamaño del cajón ENERGY CUBE y TÚNEL (consultable en pág. 66 y sig. aquí).

En ocasiones la elección de un modelo de cajón u otro tiene que ver con aspectos técnicos, como el nivel de aislamiento térmico o acústico, o por aspectos estéticos. En este sentido, además de las diferencias en parámetros técnicos, en el caso de los cajones compactos de PVC de PERSAX, a nivel estético es habitual optar por el cajón ENERGY cuando se opta por líneas curvas y ENERGY CUBE cuando se opta por líneas rectas.

Paso 5. Comprobar que el tamaño elegido es suficiente

Es muy habitual errar en la previsión de espacio para el cajón en la solución de dintel que el arquitecto diseña inicialmente. Dada la importancia de este punto, le dedicamos un apartado específico.

Para saber si el tamaño que hemos elegido de cajón es suficiente, hay que acudir a las Tablas de Enrollamiento, generalmente presentes en los catálogos de persiana (en la versión actual del catálogo de PERSAX, puede consultarse en la página 82).

En esta tabla en el eje X encontraremos el modelo de LAMA, y en el eje Y encontraremos el conjunto TESTERO – TAMAÑO DE TESTERO – EJE (ya que la cantidad de lamas que caben en un cajón viene condicionada por todos estos parámetros principalmente).

Eligiendo por tanto estos parámetros podremos encontrar en la tabla cuál es la altura máxima de enrollamiento cajón incluido. Es MUY IMPORTANTE recordar que esa altura es con el cajón incluido. También es importante saber que en general, si el accionamiento es motorizado el eje mínimo será de 60 (el eje además depende de factores como el ancho, o el peso entre otros parámetros).

Así pues, siguiendo el ejemplo de la imagen, para un cajón ENERGY CUBE (que lleva por defecto testero Premium) tamaño 185 con EJE de 60, con lama MINICUR 43 (una solución habitual en uso residencial) la altura máxima sería 2700 – 185 = 2515mm de altura del hueco sin el cajón.

Paso 6. Elegir el tipo de accionamiento

Existen varios tipos de accionamiento de la persiana, aunque los más habituales son el accionamiento a cinta y recogedor, y el accionamiento a motor.

Las principales razones para optar por un accionamiento u otro son éstas:

  • Economía: el accionamiento a cinta y recogedor es más económico, aunque los motores han bajado muchísimo de precio en la última década.
  • Peso de la persiana: cuando el hueco es muy grande y/o la persiana es muy pesada es necesario emplear motor.
  • Hermeticidad: si se busca un cajón muy hermético, habrá que ir a cajones con accionamiento a motor, ya que tanto el pasacintas como el punto de unión del recogedor a la guía (si va embutido como es habitual) pueden ser puntos de pérdida de aire como vemos en las imágenes a continuación.
  • Acústica: los cajones motorizados, al ser más herméticos tienen mejor comportamiento acústico. Para el cumplimiento normativo es conveniente pensar en accionamientos motorizados.
  • Grado de movilidad de las personas: los accionamientos a cinta de persianas de cierto tamaño pueden ser difíciles para personas de avanzada edad o con movilidad reducida, por lo que es conveniente nuevamente optar por motor.

Paso 7. Elegir salida de accionamiento, enrollamiento y registro

Esto es especialmente importante en sistemas tipo mini, cajón prefabricado de obra y hueco de obra.

En función de dónde vaya ubicada la persiana, puede ser obligatorio un registro desde el interior de la vivienda. Esto condicionará hacia dónde puede enrollar la persiana (enrollamiento interior o exterior), y también puede condicionar hacia dónde deben salir los componentes del accionamiento de la persiana desde el cajón (ej. el cable del motor).

En la imagen siguiente podemos ver las opciones de enrollamiento y salida de accionamiento (marcado con letras) de un sistema tipo mini.

En esta imagen a continuación podemos ver las opciones de enrollamiento de un cajón modelo TÚNEL. Es importante darse cuenta que la cara vista de la lama (cóncava o convexa) será distinta en función de la opción que elijamos (de ahí que en ocasiones se opte por lamas planas por las dos caras en este tipo de cajón con registro exterior).

Paso 8. Elegir las guías

La elección de las guías no es un tema menor. En muchas ocasiones la guía va vinculada al proveedor de ventanas, más que al proveedor de persianas. Es necesario un estudio del conjunto, en especial para asegurar el correcto posicionamiento relativo del conjunto VENTANA – CAJÓN DE PERSIANA – OBRA, que se ve condicionado por la guía. Son muchas las opciones. En esta imagen recogemos algunas de manera esquemática.

La guía generalmente es del mismo material de la ventana. Principalmente PVC o aluminio. Existen múltiples opciones de guía con diferentes dimensiones para permitir, por ejemplo, la instalación posterior de mosquiteras, o permitir el empleo de lamas autoblocantes, etc.

La elección de la guía es un aspecto que tiene suficiente entidad para merecer un artículo específico en el futuro.

Paso 9. Elegir los colores

Las opciones de color que da el fabricante dependen principalmente del material y técnología de fabricación del componente.

Los artículos de aluminio de extrusión (como lamas autoblocantes) pueden realizarse en acabados lacados, anodizados e imitación madera. Existen lacados especiales, como los texturados. Es más fácil realizar colores especiales en este tipo de productos.

Los artículos realizados en aluminio perfilado existen en acabados lacados e imitación madera. Para colores especiales es necesario en general gran número de piezas, debido al propio proceso de fabricación.

En los componentes de PVC, y en general en todos los productos de plástico, el color se da en la masa, o con acabados foliados si son productos extruídos, como las guías y el cajón de PVC. Algunos componentes pueden ser lacados para pequeñas tiradas, aunque pueden tener peor comportamiento ante rayaduras y esto debe ser tenido en cuenta en la elección.

Paso 10. Realizar la comprobación del cumplimiento normativo

Si es necesario cumplir la normativa (por ser un proyecto de los tipos que así se recogen en el Código Técnico de la Edificación) será necesario comprobar que el hueco cumple (hueco entendido como el conjunto de elementos que lo componen, no solo la persiana). Este punto es técnicamente complejo y extenso, por lo que no entraremos en detalle. Tan solo citaremos que son especialmente 3 los puntos más relevantes a nuestro entender que afectan a la persiana:

  • Resistencia al viento
  • Cumplimiento del apartado de Ahorro de Energía (DB HE del CTE), en especial el puente térmico del dintel
  • Cumplimiento del apartado de Protección contra el Ruido (DB HR del CTE)

Para este aspecto es necesario una evaluación por arquitectos o ingenieros especialistas.

En PERSAX somos fabricantes de persiana desde hace más de 40 años. Disponemos de un departamento de prescripción especializado y de un departamento de atención al cliente instalador.

Si eres profesional y precisas algún tipo de asistencia puedes contactarnos a través de la web www.persax.es o en el correo marketing@persax.es.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies