Con la llegada del otoño y la vuelta al cole, empieza la etapa en la que los niños necesitan su propio espacio donde jugar, hacer sus deberes y tareas, leer cuentos, descansar etc….por lo que es fundamental que cuenten con una ambiente cómodo, relajado y adaptado a sus diferentes necesidades.


En este sentido, el control de la luz es prioritario. Las paredes y tejidos de tonalidades sutiles ayudan a aumentar la claridad al mismo tiempo que suavizan la acción directa del sol.

Existen muchas teorías psicológicas que afirman que el color de un dormitorio puede influir en el desarrollo y la personalidad del niño. Y si no influye, al menos puede ayudar a generar determinado ambiente.

Te damos algunas claves que te pueden ayudar a la ahora de elegir el color más adecuado según la personalidad de tus hijos:

El color blanco, representa la inocencia.. Es clave para crear ambientes luminosos, serenos y tranquilos. En las estancias donde predomina el color blanco, se crea una atmósfera serena que favorece el descanso.

El color azul transmite profundidad, y estabilidad. Es el color del cielo y sus efectos son relajantes, ya que calma la mente y facilita la concentración. Así mismo, disminuye el miedo y la tensión. Por este motivo, es el color más utilizado en los dormitorios.

El verde es el otro color muy utilizado, junto al azul. Es el color de la vida y de la naturaleza, transmite seguridad y aumenta el sentimiento de confianza. El verde es el color con el que más descansa el ojo humano, al tiempo que tranquiliza, reduce el estrés y favorece la relajación. Es el color que más ayuda a la concentración y estudio de los niños y, por ello, es muy utilizado para decorar zonas de estudio y escuelas.

El amarillo es el color del sol y de la luz. Cuando este color es intenso está contraindicado para los bebés porque les hace llorar más.

El lila es el color de la realeza y transmite sabiduría y espiritualidad, y también se asocia al misterio. Sus efectos son muy positivos sobre las personas, ya que estimula la creatividad, relaja, favorece el sueño y reduce la impaciencia. Por este motivo es ideal para pintar habitaciones infantiles.

El color marrón es el color de la tierra y de la madera. Nos conecta con la naturaleza, generando un sentimiento de seguridad que favorece las sensaciones de confort y equilibrio. En sus distintas tonalidades, el marrón es el color perfecto para las habitaciones donde se quiera crear un ambiente confortable y acogedor.

Si queremos crear un ambiente cálido y lleno de energía, el mejor color es el naranja, ya que combina la energía y calidez del rojo con la felicidad del amarillo. El color naranja disminuye la irritabilidad, estimula la mente y anima el espíritu.

El rojo es el color del fuego, la pasión, y el amor. Color muy excitante, ya que aumenta la presión sanguínea y acelera el metabolismo. Aumenta el interés y el entusiasmo, así como el apetito. Incita a los niños a la actividad. Por lo que si tienes un hijo muy activo, lo que suele ser frecuente en los niños pequeños, no es la opción más recomendada, pues corres el riesgo de sobreestimularlo

Por último, el color rosa es el color de la feminidad y de de los sueños y la fantasía ,por esto es perfecto, junto con el lila, para crear ambientes relajantes en habitaciones infantiles

Persax te ofrece una amplitud de tejidos y colores que se adaptan a todos los ambientes más atrevidos, elegantes, o mas dulces y tranquilos. Puedes consultar nuestro muestrario y buscar, el que más se adapte a las necesidades o personalidad de tu hijo , pero estas son nuestras propuestas: descargar muestrario

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies